Warning: A non-numeric value encountered in /homepages/11/d467151012/htdocs/wp-content/themes/Divi/functions.php on line 5560

Máscaras para submarinismo

Hay elementos básicos en el buceo, que toda persona debe tener presente. Contar con una buena máscara para los ojos es tan importante como contar con un excelente equipo de buceo. Ver bien debajo del agua es imprescidible para disfrutar de las maravillas que se esconden en el mar y practicar este deporte con una máscara u otra determinan ver el fondo de una manera u otra.

Desde el punto de vista de la óptica y oftalmología hemos de tener en cuenta que el ojo del ser humano está concebido para que funcione como tal sistema óptico en un medio concreto que es el aire. Cuando cambiamos ese medio, las condiciones físicas y fisiológicas para que se desarrolle la visión también cambian, lo que conlleva a una modificación global de la percepción de un objeto determinado variando la imagen que percibimos en cuanto a la distancia a la que se aprecia, el tamaño ,enfoque y nitidez, color y forma de dicho objeto.

Cuando abordamos el tema de la agudeza visual bajo el agua, debemos tener en cuenta que la luz sufrirá los mismos fenómenos físicos y ópticos que en el medio aéreo pero de diferente manera. Por un lado, cuando la luz llega desde el aire al agua es en parte reflejada y en parte transmitida a través del medio acuático. La luz transmitida sufrirá progresivamente un fenómeno de absorción o retención de parte de la radiación, conforme nos adentramos en aguas más profundas. Además, sabemos que se producirán unos cambios en la refracción debido al diferente índice de refracción entre el medio aéreo y el acuático. Además, la luz transmitida sufrirá a la vez un proceso de dispersión o difracción en mayor o menor grado dependiendo del tipo de agua y turbidez de la misma. La relación estrecha que existe entre la agudeza visual del ser humano con la cantidad de luz hace que, en aguas profundas, donde la luminosidad se ha reducido, también disminuya la agudeza visual.

submarinismoCuando los ojos de una persona se sumergen en el agua, se anula prácticamente el poder refractivo de la córnea dado que la luz pasa de un medio a otro de muy similar índice refractivo. En definitiva, el ojo del ser humano sumergido en el agua se convierte en un ojo hipermétrope de aproximadamente 40D, frente a las 60D ó 65D de un ojo normal en condiciones normales. La potencia dióptrica, pues, debajo del agua se reduce drásticamente.

Para poder restaurar el poder refractivo corneal, debe intercalarse una cámara de aire entre el agua y el ojo. Éste es el principal papel de las gafas de submarinismo, máscaras o lentes subacuáticas.

La imagen formada al mirar un objeto a través de una cámara de aire intercalada entre el ojo y el agua es una imagen virtual de aproximadamente un tamaño 4/3 mayor que la imagen que se formaría si el objeto estuviese en el aire. Además, esta imagen virtual se sitúa más cerca del observador que la distancia real a la que está el objeto, es decir, tiene un efecto de magnificación similar al que produce una lente cóncava positiva. Aproximadamente, esta distancia es ¾ de la real.

Las horas de luz solar en el medio submarino no coinciden con las horas de luz en la superficie. Esto se debe a que los rayos del sol en las primeras horas de la mañana o las últimas de la tarde son prácticamente reflejados en su totalidad y la penetración en el mar es casi nula.